El Cometa Catalina

Autor: Ricardo Moreno

El cometa C2013 US10, conocido también por Catalina por ser descubierto por el
Catalina Sky Survey el 31 de octubre de 2013 de la universidad de Arizona, es un
cometa que parte de la Nube de Oort (es una esfera formada de cuerpos, principalmente
cometas y asteroides, que quedaron como restos de la formación del Sistema Solar, al
cual rodea a una distancia aproximada de 1 año luz del Sol). Aunque era un objeto
estable, la posible influencia gravitatoria de una estrella cercana sobre el cuerpo hizo
que lo sacara de ahí y lo lanzara hacia el Sol, o puede ser que simplemente que chocara
con otro objeto de la nube y desviara su órbita.

Borj Tosar

Figura de la trayectoria del cometa alrededor del Sol, en la que se aprecia la disposición de las colas. Autor: Borja Tosar.

En enero ha rodeado ya al Sol y viaja a una velocidad muy alta (46,4 km/s). Su órbita
no será cerrada, sino abierta y de tipo hiperbólico, escapando del Sistema Solar hacia el
espacio interestelar, por lo que nunca más lo volveremos a ver. Es un cometa errante. El
15 de noviembre de 2015 pasó por el punto más cercano al Sol (perihelio), a una
distancia de 123 millones de Km., y el 17 de enero estará a la distancia más próxima a la
Tierra, a 108 millones de Km., lo que facilitará su observación. Su magnitud llegará a
ser de 5, es decir, observable a simple vista si la meteorología lo permite, máxime
cuando estos días coincide con una luna nueva. Su propia velocidad hará que en un par
de meses dejemos de poderlo observar, incluso con telescopios. Pero no se verá como
un cometa, sino que estará rodeado por el coma del núcleo. Para verlo mejor se
aconsejan unos prismáticos y un lugar oscuro. Se dejará ver a partir de la medianoche
hasta el amanecer.

Adjuntamos un mapa de situación editado por la revista americana de astronomía “Sky and telescope”.

Diagrama:

SkyandTelescope

Diagrama de la órbita del cometa en el mes de enero, en el que se podrá observar a simple vista por última vez. Créditos: Sky and Telescope.

Quizás sus características principales son, como hemos dicho, su alta velocidad, su
órbita abierta, lo que hará que salga del propio Sistema Solar, y la posición en que se
pueden ver sus colas (ver foto). Todos los cometas, al estar formados por hielo y polvo,
tienen dos colas que se forman cuando se aproximan al Sol, y el viento solar y el calor
provocan que se desprendan sus materiales. Una cola es iónica, formada por el hielo al
evaporarse e ionizarse con el viento solar, ya que son partículas con carga. Ésta se
desvía de su trayectoria por la propia fuerza del viento y por el campo magnético del
Sol, y ha llegado a medir 2,5º, alcanzando hasta 9,4 millones de Km.; y una segunda
cola formada por partículas de polvo que marca la trayectoria del propio cometa, más
corta que la anterior, de unos 15 minutos de longitud (500.000 Km. aprox.). En la foto
puede verse claramente estas dos colas, y lo que la hace más espectacular, que no rara,
es que ambas están casi en contraposición de fase (casi a 180º una de otra). Su coma se
ha medido con un tamaño que varía de 100.000 km a 800.000 km. El diámetro de su
núcleo es (aproximadamente) de unos 10 km. De todas formas, las magnitudes de las
colas y el coma varían a lo largo de la trayectoria del cometa, por lo que habría que
definirlas para un momento concreto, ya que dependen de la posición respecto al Sol.
Estos datos son referencias de tamaños comparativos. Inicialmente los cometas no
presentan estos fenómenos, sino conforme se van aproximando al Sol y comienza a
hacer efecto el viento solar y el calor en cuando se van formando, mayores cuando más
se aproximan. El efecto contrario ocurre cuando se alejan.

Hugo

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.