Astrolabio

La cara del astrolabio tiene como base la madre, con el limbo con 24 horas de ascensión recta y grados cuadrantales, por la parte exterior del círculo; el tímpano, con el horizonte visible para la latitud de referencia, con círculos de alturas iguales ó almicántarats y líneas de azimutes, que parten todos desde el zénit; además de las horas temporales; la araña opaca, con el círculo del zodíaco o eclíptico, que tiene los 12 símbolos; el círculo del trópico de Cáncer, el círculo ecuatorial, y el círculo del trópico de Capricornio, que delimita el exterior del astrolabio; los crepúsculos civil, náutico y astronómico; la araña transparente, con las estrellas del cielo en proyección estereográfica polar sur. Se utilizaba en tiempos antiguos para determinar la hora en la noche por la posición de las estrellas, la cual era necesaria conocer para determinar la diferencia de longitud por comparación de las horas de inicio o final de los eclipses de luna medida de manera simultánea en dos lugares distantes. La regla giratoria permite calcular las declinaciones de las estrellas, una vez fijada la ascensión recta.
Dorso del astrolabio, con el limbo dividido en 360º, para medir las longitudes eclípticas del sol, y en grados cuadrantales, para mediciones de alturas o ángulos de la visual con la horizontal; los meses del año y los días; los doce períodos y signos del zodíaco; las horas desiguales, también llamadas temporarias, romanas o antiguas; la ecuación del tiempo, en función de la fecha; y los cuadrados de sombras, con las umbras recta y versa, para calcular distancias y alturas. La alidada permite medir la altura de un astro, o del polo. Para alcanzar la horizontalidad se colgaba, a peso, el aparato suspendido de una cuerda sujeta a la parte superior, llamada trono. La altura del polo es igual a la latitud del lugar.

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.