EL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE FORCAREI. UNA LUZ QUE SE APAGA.

El Observatorio Astronómico de Forcarei se puso en marcha a través de la Fundación Ceo, Ciencia e Cultura en el año 2008. Desde entonces ha sido un lugar de observación de astros y meteoros. Se han realizado eventos, como la observación de lluvias de meteoros, por ejemplo las perseidas, sobre todo en noches de verano. Con su telescopio se han realizado un gran número de observaciones y fotografías de galaxias, supernovas, cúmulos estelares, cometas, meteoros y meteoritos. En los últimos años se puso en marcha un proyecto de seguimiento de meteoros dentro de la “Red mundial de meteoritos”, que ofrece prometedores resultados en este ámbito.

Telescopio RCOS del OAF

La construcción de cuatro megaparques eólicos en sus cercanías hacen difícilmente viable su continuidad como observatorio. Las turbulencias que provocan las corrientes de aire, alteradas por las gigantescas turbinas de los aerogeneradores, cuyo perturbador efecto se nota a varios quilómetros de distancia, hacen que la calidad de la visión se reduzca notablemente. Para un Observatorio astronómico es fundamental la transparencia y estabilidad del aire del entorno, y por eso se escogió en el pasado esa ubicación, en un sitio relativamente elevado, lejos de las luces urbanas. La distancia a la que van a colocarse las torres de los aerogeneradores, en algunos casos,  es de menos de 800 mts, lo que afecta de forma notable a la observación. En el entorno cercano al Observatorio Astronómico se van a colocar unos quince aerogeneradores de hasta ciento cincuenta metros de altura, ubicados en cuatro parques eólicos. Esto también provoca una pantalla visual, haciendo imposible la necesaria calidad de la visión en determinadas direcciones, vital para poder realizar fotografías astronómicas. Otro problema son las luces led que se colocan en lo alto de las torres y estaciones eléctricas, con la generación de destellos visuales, que también dificultan la realización de fotografías, por la intromisión de luces parásitas.

No corren buenos tiempos para la observación astronómica. A estos problemas hay que añadir el de las brillantes luces que provocan las constelaciones de satélites de comunicaciones, hasta 40000 quieren lanzar a bajas cotas; la contaminación luminosa de las ciudades, que provoca la alteración de los hábitos de los animales nocturnos, y otros daños que afectan a la vitalidad de los seres vivos, hasta los mejillones de la ría notan el efecto de estas luces perturbadoras, no digamos la actividad de observación visual de objetos de débil luminosidad.

La noche tiene un valor que se está perdiendo, parece que se quiere acabar con ella. La observación nocturna del firmamento es algo que se está volviendo cada vez más difícil.

César M. González Crespán

Presidente de Astrovigo – Asociación Astronómica de Vigo

Cometa C/2020 F3, fotografiado el pasado verano desde el OAF

El observatorio astronómico, a punto de echar el cierre

O cerco dos aeroxeradores nubra o ceo nos observatorios de Forcarei e Cotobade

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a EL OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE FORCAREI. UNA LUZ QUE SE APAGA.

  1. Anónimo dijo:

    Un respeto por el universo, por favor. Y que el observatorio de Forcarei tenga larga vida. No al parque eólico en esa zona.

  2. Anónimo dijo:

    Y luego nos toman el pelo con 2030s y 2050s!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.