Las doce del sol las doce del reloj

Para mi es una verdadera molestia, desde hace años, mirar hacia el sur y comprobar que el sol cruza el meridiano a una hora muy inadecuada, nunca las doce horas, sino las trece horas, las catorce horas y horas mayores aún en las longitudes occidentales en las que nos encontramos, alejadas hacia el oeste con respecto al meridiano central del huso horario de Greenwich, huso horario situado al este de nuestra ubicación, y huso horario en el que se encuadran la mayoría de las longitudes peninsulares. ¿Para que tenemos máquinas casi perfectas que se llaman relojes mecánicos, o electrónicos, si los desajustes legales las hacen máquinas complicadas absolutamente inexactas?

Me quedo con los aparatos de medición de los antiguos, relojes solares, astrolabios, gnomones verticales y clepsidras. Que sencillo es decir “la hora es la que da el sol”. Los gurús que guían a los que deciden la hora legal no atinan a comprender esto, enfangados en las diferencias estacionales, sin entender que Berlín está muy al este con respecto a Madrid, que los crepúsculos se acentúan en latitudes tanto más hacia el norte, y que sólo las longitudes, con sus horas civiles, caracterizadas por él ángulo horario del sol, son las que determinan la hora. De forma reiterativa nos hacen adelantar los relojes, no la hora, que esta la da el sol, que sigue su giro impertérrito, en marzo y atrasándolos en octubre. Esto crea confusión.

En España hay dos desajustes de la hora del reloj con respecto a la hora del sol:

1) El cambio de hora realizado en la época de Franco, en que se realizó el adelanto horario: Orden de Presidencia de Gobierno de 7 de marzo de 1940 sobre adelanto de la hora legal en 60 minutos a partir del 16 de los corrientes, que establecía en su artículo 1º el adelanto de la hora legal en 60 minutos a partir de las veintitrés horas del sábado 16 de marzo de 1940, … considerando la conveniencia de que el horario nacional marche de acuerdo con los de otros países europeos (Boletín Oficial del Estado núm. 68, de 08/03/1940 Páginas 1675 a 1676) [entre ellos la, en aquellos días, triunfante Alemania, que se preparaba para invadir Francia], que toman como horario legal el correspondiente al huso horario UTC+1, que marca la hora CET: Hora Central Europea (N), también llamado MET: Middle European Time (hora europea media), hoy día sólo en invierno. La citada orden establecía en su artículo 5º que “oportunamente se señalará la fecha en que haya de restablecerse la hora normal”. Esta fecha aún no ha sido señalada y continuamos, por tanto, con la hora adelantada con respecto a la hora normal.

2) Cambios estacionales.

Último domingo de marzo, adelanto de la hora del reloj de una hora, de forma que se pasa al horario CEST (Hora europea central de verano), que sigue el horario de verano del Huso horario de Berlín, huso horario -1, que cuenta una hora más.

Último domingo de octubre, atraso de la hora del reloj de una hora, de forma que se pasa al horario CET (Hora europea central), que sigue el horario de invierno del Huso horario de Berlín. Consecuencia del punto primero, tenemos en nuestro huso horario 0, de Greenwich (en el que se encuadran la mayor parte de las longitudes geográficas españolas, no así las partes occidentales de Galicia, encuadradas en el huso horario +1, que cuenta una hora menos, o islas Canarias, aún más occidentales), una hora de más en el reloj con respecto al sol.

Es decir, la hora legal española en invierno está adelantada una hora desde 1940, con respecto a la hora del sol en el huso horario que nos corresponde por longitudes, y la hora legal española en verano se adelanta otra hora más, con respecto a la hora del sol en el huso horario que nos corresponde por longitudes.

¿No sería mejor decir “Las doce del sol las doce del reloj”, de una vez para siempre, y guiarnos por el sol, que es el que marca las horas, ajustando la hora legal española a la hora del sol, aunque esto sólo sería de aplicación en el meridiano central del huso horario?

César M. González Crespán

Presidente de la Asociación Astronómica de Vigo

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.