La fiesta de Pascua de Resurrección. El calendario gregoriano

equinox
Primera en importancia de las fiestas religiosas cristianas. Marca la determinación de las restantes fiestas religiosas.

Su fijación se establece cada año en el domingo siguiente al primer día quince del mes lunar posterior al equinoccio de marzo o de primavera en el hemisferio norte, ó bien, en el domingo siguiente a la primera luna llena de la primavera, también en el hemisferio norte.


El equinoccio de primavera se suponía fijo, el 21 de marzo, en el concilio de Nicea de 325, que es cuando se estableció el cálculo de la fecha de la Pascua de Resurrección. Pero el fenómeno de la precesión de los equinoccios estaba produciendo, con el paso del tiempo, un desplazamiento de la fiestas de semana santa hacia el verano.

En aquella época se utilizaba el calendario juliano, establecido por Julio César en el año 46 a. C., llamado último año de la confusión, que tuvo 445 días. A partir de entonces el año quedó fijado en 12 meses y 365 días, de acuerdo con los cálculos del astrónomo Sosígenes de Alejandría. Se interpuso un año bisiesto de 366 días cada cuatro años. Los meses tendrían la misma denominación que los actuales. Posteriormente hubo pequeñas reformas, entre ellas la de Augusto. Originalmente los romanos usaban un calendario lunar, inventado por el fundador de Roma, Rómulo, de diez meses lunares, que fue  modificado por el rey Numa Pompilio, fijando el año en 12 meses de 29 y 31 días y añadiendo enero (en honor a Jano, puerta del año) y febrero.

El problema que subyacía en todo ello era la distinta duración del año trópico y del año del calendario.

En 1582 el equinoccio de primavera se habia desplazado al 11 de marzo. Por ello, y para poner en práctica los acuerdos del concilio de Trento, el Papa Gregorio XIII introdujo su reforma del calendario, elaborada por Aloisius Lilius y Christopher Clavius, y que consistió en:

– Al jueves, del calendario juliano, 4 de octubre de 1582 le sucede el viernes, del calendario gregoriano, 15 de octubre de 1582. Diez días desaparecen debido a que ya se habían contado de más en el calendario juliano.

– Son bisiestos los años divisibles por cuatro. Los años seculares (1600, 1700, 1800, 1900, 2000, …), igualmente divisibles por cuatro, se considerarán bisiestos sólo si son divisibles por 400. Así 1700, 1800 y 1900 no fueron bisiestos, pero si 1600 y 2000.

De esta forma el equinoccio de primavera se mantendrá en torno al 21 de marzo y el calendario tendrá ajustadas sus fechas al año trópico en los próximos 3300 años, cuando habrá que hacer un ajuste de un día. En este tiempo tan largo la Tierra pierde velocidad de rotación y traslación, lo que crea la diferencia que habrá que ir corrigiendo. La Luna causa un retraso en la velocidad de giro por la excentricidad que provocan las mareas. La duración del año se establece en 365,2425 días.

El calendario gregoriano fue adoptado en principio por los paises católicos. Con el tiempo los paises protestantes lo fueron adoptando. Hoy es considerado casi universal, al menos en el mundo occidental. Sólo algunas iglesias ortodoxas conservan el antiguo calendario juliano.

Los romanos contaban los años desde la fundación de Roma o la Ciudad, es decir, “Ab urbe condita”, abreviadamente a.u.c. En el siglo VI, un monje rumano, Dionisio el Exiguo, que se basó en la Biblia,  puso fecha al nacimiento de Cristo el día 25 de diciembre del año 753 a.u.c. Este año es el año 1 A. D., “Anno Domini”, o Año del Señor. Los años anteriores eran años a.u.c.

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La fiesta de Pascua de Resurrección. El calendario gregoriano

  1. Begoña dijo:

    Me gusto mucho el articulo Cesar, esto es muy interesante sobre todo para aprender las personas ,como yo , que no tenemos muchos conocimientos de astrologia

  2. Cesar dijo:

    Me alegro que te parezca interesante la astronomía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.