Monte Aloia

Cuadrante solar vertical orientado al sur

Monte Medulio

Texto de Paulo Orosio (Historiae adversus paganos libri septem, VI. 21):

Anno ab urbe condita dccxxvi imperatore Augusto Caesare… Tunc demum Cantabri sub moenibus atticae maximo congressi bello et victi in Vinnium montem natura tutissimum consugerunt, ubi obsidionis fame ad extremum paene consumpti sunt. Racillium deinde oppidum magna vi ac diu repugnans postremo captum ac diritum est. Praeterea ulteriores Galleciae partes, quae montibus silvisque consitae Oceano terminantur, Antistius et Furnius Iegati magnis gravibusque bellis perdomuerunt. Nam et Medullium montem Minio flumini inminentem in quo se magna multitudo hominum fuerant per quindecim milia passuum fossa circumsaeptum obsidione cinxerunt. Itaque ubi sese gens hominun atrox natura et ferox: neque tolerandae obsidioni sufficientem: neque suscipiendi bello parem intelligit: ad uoluntariam mortem serui tutis timore concurrit. Nam se pene omnes certatim igne ferro ac veneno necauerunt…”.

(Año desde la fundación de la ciudad 726 emperador Augusto César… Entonces por fin los Cántabros se reunieron en el mayor combate ante los muros de Attica y vencidos en el monte Vinnio, lugar mas seguro según su costumbre, sometidos a asedio hasta que llegaron a morir de hambre. A continuación la gran ciudadela de Racilio es tomada por la fuerza, tras largo tiempo y son hechos cautivos. Además en las partes más lejanas de Galicia, en las cuales los montes y las selvas se extienden terminando en el Océano, los poderosos legados Antistio y Furnio someten a fuerza de batallas. Así también el monte Medulio cercano al río Miño en el cual esa gran multitud de hombres fueron cercados por una fosa de asedio de quince millas. Siendo esa gente hombres de atroz naturaleza y feroces: o no se vieron capaces de resistir el cerco: o no pareciéndoles próximo el fin de la guerra: sus temores les condujeron voluntariamente a todos a la muerte. Así se dieron todos muerte al fuego, con espadas e ingiriendo veneno…).

Cifras arábigas para las horas

Reloj bien orientado

Las tres de la tarde hora solar

Reloj de sol de la Hermita de la cumbre de San Julián o San Xián.

Protegida tras las murallas ciclópeas donde los resistentes hicieron frente a las legiones romanas de Furnio y Antistio, legados de Octavio Augusto.

Capilla de San Julián o San Xián

In memoriam

Vista desde el Monte Aloia del curso del Bajo Río Miño hasta el Océano. Dice Paulo Orosio: Minio flumine inminentem (Río Miño cercano). Praeterea ulteriores Galleciae partes, quae montibus silvisque consitae Oceano terminantur (Además en las partes más lejanas de Galicia, en las cuales los montes y las selvas se extienden terminando en el Océano).

Esta entrada fue publicada en Articulos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.